Salí con dolor de estómago de Humo BBQ… #LaColumnaGlotona te cuenta

La comida en Humo es deliciosa y no lo puedo negar, pero es triste que toda una experiencia gastronómica se vea empañada por la pobre capacidad de respuesta que el personal de atención al cliente de este restaurante tuvo en mi visita.

Da lástima que en esta entrada me toque hablar más de una experiencia negativa que de lo tierna que estaba la pierna de cordero que me comí.

Todo empezó así…

Marzo es un mes especial, cumple mi suegra, mi papá y mi novio, por eso decidimos ir a comer a un lugar nuevo. Hace rato venía viendo posts de Humo BBQ en mis redes sociales y Saúl estaba entusiasmado de visitar el lugar, así que hicimos la reserva.

image2

Jamaican Jerk Lamb, muy tierno y con una buena mezcla de especias, acompañado con Cous Cous.

El lugar es muy bonito, tiene áreas al aire libre, con una atmósfera muy romántica. Me gustó el hecho de que el menú no tuviera tantas opciones, aún así la oferta del mismo es variada, con mariscos y carnes de todo tipo.

Pedimos entradas, entre ellas, ceviche, ensaladas y mariscos, luego pasamos a los platos principales, toda la comida estaba rica y el servicio fue bueno (mas no excelente) durante toda la velada, excepto por lo que les contaré a continuación.

El conflicto empezó aquí:

Eramos un número generoso de comensales (grupo de 10 adultos y 2 niños), por lo que al iniciar la cena, Saul le dijo al mesero que debería separar las cuentas para no tener problemas a la hora de pagar. Cuando se le hizo esta petición al mesero, le dijo a Saúl que no era posible, ya que solo podía separar dos cuentas y mencionó otras cosas sobre su sistema, que para nosotros como clientes, no son relevantes.

Llegó la hora de dar por terminada la cena y pasó lo que nos temíamos: trajeron una sola cuenta.

De inmediato, Saúl fue a hablar con el mesero. Yo solo observaba las expresiones en su cara al hablar con él, yo lo conozco bien y sé que no se sentía cómodo con la respuesta que le estaban dando, sin embargo, él tiene un carácter dócil, así que accedió a la “orden” del mesero de que si queríamos separar las cuentas, el propio Saúl tenía que ir uno por uno a las personas que estaban comiendo con nosotros para tomarles sus cuentas por separado, a lo que yo me pregunto:

¿Desde cuando es el trabajo del cliente hacer el trabajo del mesero?

Lo veía y no lo creía, mi novio, el cumpleañero del día, quedó sacando la cuenta de la cena de la noche porque el mesero no tomó responsabilidad por algo que se le había pedido desde el principio.

image3

La familia, feliz antes de que aconteciera el incidente de la cuenta

El resto de la familia, al darse cuenta de lo que estaba sucediendo, intervino y le preguntamos al mesero qué sucedía y porqué había puesto a Saúl a sacar las cuentas. Nos respondió lo mismo: que era un caso del sistema y que no podía dividir las cuentas, en otras palabras, sustentaba el hecho de que él no podía hacer las cuentas (a lo que aún no lo encuentro lógica). En este momento decidimos llamar al encargado del restaurante. Es un chico joven y con buena presencia, al cual le explicamos el malestar que teníamos porque no podían separarnos las cuentas y que el mesero no nos estaba cooperando.

A todo esto, el propio encargado nos dice que tampoco se puede y sale con una demostración de justificaciones de lo más amplia, siempre a la defensiva, mas nunca brindando solución. Esto me enfureció. En ese momento saqué un discurso diplomático sobre la vaga atención al cliente que nos estaban dando y exigiendo nos resolvieran el caso… para colmo, el encargado sale con un cuento de que éramos 12 personas y que si íbamos a ser más de 12 debíamos notificarlo al tiempo de la reserva, ya que ameritaba cobrarnos un cargo por eso. Esto me exaltó aún más, ya que cuando llamé para reservar nunca me mencionaron nada sobre eso, y lo que él estaba diciendo no tenía nada que ver con mi problema de las cuentas.

En fin… después de más de 40 minutos de tratar de explicar a estas personas nuestra insatisfacción, lograron hacer las cuentas ellos mismos y cobrarnos nuestras como habíamos solicitado se hiciera desde el principio. 

La cuenta que tuvo que preparar Saúl porque el mesero no lo pudo hacer

La cuenta que tuvo que preparar Saúl porque el mesero no lo pudo hacer

Mi mayor pesar de toda esta situación es que ni el mesero ni el encargado pidieron disculpas por su terquedad y atención mediocre, sino que en todo momento trataron de justificar lo que hacían.

En fin, es una pena que lo que fue una velada muy agradable con la familia, se viera totalmente afectada por la ineficiencia en el servicio que hubo esa noche en Humo BBQ. Espero que puedan tomar nota de que un restaurante magnífico no se mide solo por la calidad de sus platillos, sino también por la integridad de la experiencia gastronómica, que comprende otras cosas como el servicio, el ambiente, entre otros. Es increíble que después de gastarnos $292.00 en una sola sentada, todos los que estábamos ahí saliéramos con dolor de estómago después de haber agarrado rabia. También quiero destacar que debido a todo este malentendido, inclusive, se dañó una sorpresa de cumpleaños, porque parte de la insistencia de pagar el cuentas separadas era poder invitar a los cumpleañeros sin que se dieran cuenta.

Mi recomendación: deben preparar a su personal para saber cómo lidiar con situaciones difíciles. Fue muy decepcionante ver al encargado del lugar decir “NO”, sin antes escucharnos o buscar una alternativa o solución. Esta mala experiencia me arrebató toda la ilusión que le tenía a regresar al lugar y seguir probando más. En el párrafo anterior menciono el precio porque me parece que un restaurante que cobra tanto por sus platos debe hacer un mayor esfuerzo en prestar atención a fallas como estas.

¿Saben algo? Cuando a ti te gusta comer y aprendes a disfrutarlo, no te importa gastar lo que te tengas que gastar en comida si te apasiona descubrir sabores nuevos, pero duele cuando inviertes tanto en experimentar algo que piensas que será maravilloso y que termina siendo una vivencia paupérrima en tu despertar como foodie.

¿Regresaría a Humo? Espero puedan ver esta crítica constructiva como una oportunidad de crecer, solo hay que salir de Panamá para saber lo que es un buen servicio, afuera nadie te hecha cuento. Los invito a mejorar este aspecto y seguramente después regresaré. 

Advertisements

One thought on “Salí con dolor de estómago de Humo BBQ… #LaColumnaGlotona te cuenta

  1. Excelente tu nota. Esto me pasa en la mayoría los restaurantes “buenos” de panamá, jamás quieren dividir la cuenta para que después uno tenga que hacer el trabajo de ellos y ellos aun así llevarse su 10% de propina.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s